Saltar al contenido

¿Es posible formatear Windows 8 sin CD?

Cuando necesitas hacerle una buena limpieza a tu ordenador, bien porque ya no necesitas una gran cantidad de archivos que tienes almacenados o porque quieres deshacerte de algún virus que te imposibilidad trabajar con normalidad en tu PC, lo mejor que puedes hacer es formatear el dispositivo.

Hay muchas formas de hacerlo, la más común es usando el CD de instalación, pero son muchos los casos en el que este CD se nos ha perdido o simplemente no lo tenemos a la mano, por lo que en esta oportunidad queremos enseñarte a formatear Windows 8 sin CD.

Lo que sí dejamos claro de una vez es que formatear una PC significa dejarlo tal como lo adquiriste de fábrica sin ningún programa instalado y mucho menos aparecerán los archivos que tenías guardados, por lo que siempre se recomienda antes de iniciar este proceso, hacer una copia de seguridad de tus archivos y programas.

Guardar una copia antes de realizar el formateo

Vaya que ya te hemos dicho que debes hacer la copia de todo lo que deseas conservar antes de iniciar la reinstalación del sistema operativo, pero no es necesario que guardes la instalación de programas como  el Chrome, Adobe Reader u otros, porque sencillamente, lo que tienes que hacer posteriormente es volverlos a descargar y para ello lo único que necesitarás es acceso a Internet, incluso, esto te permitirá actualizar las versiones de dichos programas.

Te decimos rápidamente lo que es recomendable guardar en esa copia:

Los documentos ofimática que son los archivos de Word, Excel o PDF. Si tienes información valiosa en este tipo de documentos guardalos bajo la creación de una carpeta especial. También resguarda la instalación de programas que son pesados, sobre todo los que usas a diario. Si no cuentas con el respaldo de instalación de estos programas, quizás lo mejor sea no formatear, hasta tanto tenerlos a la mano, ya que si lo haces no podrás trabajar con tales programas.

El contenido multimedia que resguardas en tu PC también es recomendable guardarlo, ya que tenerlo solo en las redes sociales no es un respaldo muy seguro. Además hay que tomar en cuenta que las imágenes que están ya publicadas no son de la mejor calidad y resolución. Tu música favorita o películas, videos y otro tipo de contenido, es importante que también lo guardes, si realmente te importa.

Los drivers. Estos son los controladores de los programas que usa tu PC. Esto es clave conservarlo. Otro dato a resguardar es la configuración de tu navegador. Por ejemplo, si usas Google Chrome resguarda las contraseñas, favoritos y marcadores para que no los pierdas.

Formatear Windows 8 sin CD (con una unidad USB)

Las versiones Windows 8 y 8.1 pueden ser adquiridas en versión física en cualquier establecimiento, pero es mucho más fácil y cómodo optar por la descarga digital a través de la página oficial de Microsoft y de esta manera iniciar un proceso de actualización o reinstalación desde la unidad de DVD o con una memoria USB.

En este caso, explicamos cómo instalar Windows 8 sin usar el CD y desde un dispositivo USB. Esto no se trata solo de comodidad, ya que también es cierto que cada vez son más los dispositivos nuevos que presenta el mercado que no cuentan con una unidad de DVD, como los ultrabooks y los Netbooks.

Paso a paso para iniciar la reinstalación de Windows 8

Lo principal es estar seguros que el arranque del sistema a través de la BIOS está habilitado en nuestra PC, ya que esto nos permitirá que el sistema inicie a través del dispositivo USB.

Este proceso es sencillo, pero resulta que cada fabricante usa métodos distintos, así que si no sabes cómo acceder a la BIOS, lo mejor es que consultes el manual de tu PC. En algunas BIOS es necesario almacenar las secuencias de arranque o de inicio. En otras, al contrario, solo es necesario  seleccionar la opción que queramos al momento de instalar.

Crear la unidad de instalación USB desde el asistente

Debemos descargar un instalador que al momento de su ejecución inicie el asistente de comprar y de instalación del mismo sistema Windows 8. Cuando arranque el proceso, se verá una opción que dice “Instalar mediante la creación de medios”, luego seleccionar Unidad de Flash USB, seleccionas la unidad y esperas a que termine el procedimiento.

Esta es la forma más directa de crear la unidad de CD, sin embargo, nos obliga a guardar la unidad de manera intacta para otras instalaciones que debas hacer en un futuro, es por eso que vamos también a explicar un método alternativo.

Este se ejecuta guardando la Imagen ISO del instalador, bien para crear el DVD o para usar la unidad USB como instalador cuando lo necesitemos.

Cómo creamos la imagen ISO del CD Windows 8

Se trata de un único archivo donde se guarda una copia del sistema de ficheros. Para crear esta imagen se pueden llevar a cabo dos métodos. El primero es seleccionando el archivo ISO desde el asistente de instalación del sistema. Para el segundo método se necesita un DVD de instalación que se introduce en cualquier equipo, obviamente que cuente con la unidad correspondiente, pero como este no es el tema objeto de este post, solo la mencionamos pero no la explicaremos, ya que no te servirá para tu caso.

Entonces, partiendo de la utilidad del primer método, se supone que a estas alturas ya contamos con la Imagen ISO y tan solo tenemos que llevar a cabo 4 sencillos pasos:

  1. Pulsamos en Browse para poder seleccionar la imagen ISO que ya creamos y le damos a siguiente o NEXT, según sea el caso
  2. Ahora le damos clic sobre la unidad USB y le damos a Siguiente.
  3. El tercer paso es seleccionar la unidad y le damos Begin copying
  4. El dispositivo USB debe tener por lo menos 4 Gb libres de almacenamiento, sino es así el mismo sistema te lo indicará, por lo que tendrás que borrar cualquier contenido que tengas allí para poder terminar con el proceso.

Cuando hayas terminado de hacer la copia de los archivos, debemos cerrar la aplicación y ya contaremos con la unidad de USB adecuada para instalar Windows 8 en cualquier equipo que deseemos.

Lo que habría que hacer a continuación es conectar la PC, encenderla y seguir las instrucciones que aparecerán en la pantalla.